La belleza de lo etéreo

14.50

En un mundo en que todo se cuece a fuego rápido, donde los afectos se cocinan en olla exprés, deviene necesario aprender a vivir despacio, bajar revoluciones. La belleza se manifiesta en lo cotidiano de múltiples formas pero, para percibirla, resulta preciso cultivar su apreciación; aprender a mirar con los ojos del corazón, detenerse a contemplar la grandeza de lo sencillo.

De igual modo, la imperfección es belleza. ¿Acaso hay cicatriz que no encierre coraje o grieta que no deje pasar la luz? Apreciar la esencia, no la apariencia; la rareza como virtud; lo bello como refugio y la gratitud como forma de vida. Y es que la verdadera belleza es la del alma: lo otro son sucedáneos.

Belleza es, también, el susurro de los ángeles en el pliegue de un silencio. Un beso en la comisura, jaque y mate a la razón. Dos mentes jugando a seducirse más allá de la piel. Los ojos que nos vieron mientras otros solo nos miraban. Que alguien escuche lo que decimos pero, sobre todo, lo que nuestro corazón calla.

Ojalá quieras acompañarme en este viaje rumbo a la belleza de lo etéreo. Te espero dentro.

Categoría:

Descripción

Autora: María Álamo

Año: 2022

Editorial: Postdata Ediciones

Sinopsis:

En un mundo en que todo se cuece a fuego rápido, donde los afectos se cocinan en olla exprés, deviene necesario aprender a vivir despacio, bajar revoluciones. La belleza se manifiesta en lo cotidiano de múltiples formas pero, para percibirla, resulta preciso cultivar su apreciación; aprender a mirar con los ojos del corazón, detenerse a contemplar la grandeza de lo sencillo.

De igual modo, la imperfección es belleza. ¿Acaso hay cicatriz que no encierre coraje o grieta que no deje pasar la luz? Apreciar la esencia, no la apariencia; la rareza como virtud; lo bello como refugio y la gratitud como forma de vida. Y es que la verdadera belleza es la del alma: lo otro son sucedáneos.

Belleza es, también, el susurro de los ángeles en el pliegue de un silencio. Un beso en la comisura, jaque y mate a la razón. Dos mentes jugando a seducirse más allá de la piel. Los ojos que nos vieron mientras otros solo nos miraban. Que alguien escuche lo que decimos pero, sobre todo, lo que nuestro corazón calla.

Ojalá quieras acompañarme en este viaje rumbo a la belleza de lo etéreo. Te espero dentro.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La belleza de lo etéreo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *