Me debes una pizza y cuatro estaciones

(1 valoración de cliente)

14.00

Se dice que todas las historias tienen un principio y un final, pues bien, la que sujetas entre las manos no tiene ni uno ni otro.

Ni otoño fue su prólogo ni verano su capitulación, es una historia que se muerde la cola, una espiral que parece repetirse con cada calendario, desde aquel otoño, a saber cuál era, hasta ese verano con un septiembre de rostro familiar.

Qué le vamos a hacer si todo el mundo tiene alguna historia de la que no puede o no quiere escapar, esas historias que nos cambian, nos definen, nos convierten en el día que somos.

Me debes una pizza y cuatro estaciones no es una narración extensa y concienzuda, es más bien un salvamento de retazos, momentos, pensamientos en la barra de un bar, en una larga espera sentado en el asiento de un coche, el primer café de la mañana o una noche de insomnio. Quién no ha pasado por algunas de esas horas vivas en algún momento de su existencia, si así ha sido, quedas invitada o invitado a revivir tus propios pensamientos en mis letras, a sentirte como en casa en alguna de mis estaciones, o dar forma a tus emociones con alguna frase que gracias a la casualidad, nos identifique en prosa y poesía.

Categoría:

Descripción

Autor:  J. A. Pino

Año: 2021

Editorial: Postdata Ediciones

Sinopsis:

Se dice que todas las historias tienen un principio y un final, pues bien, la que sujetas entre las manos no tiene ni uno ni otro.

Ni otoño fue su prólogo ni verano su capitulación, es una historia que se muerde la cola, una espiral que parece repetirse con cada calendario, desde aquel otoño, a saber cuál era, hasta ese verano con un septiembre de rostro familiar.

Qué le vamos a hacer si todo el mundo tiene alguna historia de la que no puede o no quiere escapar, esas historias que nos cambian, nos definen, nos convierten en el día que somos.

Me debes una pizza y cuatro estaciones no es una narración extensa y concienzuda, es más bien un salvamento de retazos, momentos, pensamientos en la barra de un bar, en una larga espera sentado en el asiento de un coche, el primer café de la mañana o una noche de insomnio. Quién no ha pasado por algunas de esas horas vivas en algún momento de su existencia, si así ha sido, quedas invitada o invitado a revivir tus propios pensamientos en mis letras, a sentirte como en casa en alguna de mis estaciones, o dar forma a tus emociones con alguna frase que gracias a la casualidad, nos identifique en prosa y poesía.

1 valoración en Me debes una pizza y cuatro estaciones

  1. Blanca

    Lo mismo te remueve que te saca una sonrisa. Lo leo a sorbitos, como los grandes vinos

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.